Sarbide Bazkideak

Verificación: el pilotaje “de extremo a extremo” se iniciará con las farmacias de Defensa

 

El Sevem recuerda a las CC.AA. que cualquier nodo adicional que se quiera crear debe contar con su aprobación

En plena recta final —menos de tres meses— para que finalice el plazo del que dispone España para implantar el sistema de verificación en toda la cadena del medicamento, el Sevem, organismo creado ex professo por Farmaindustria, Aeseg, Fedifar y CGCOF para su gobernanza, prevé iniciar las pruebas “de extremo a extremo” en diciembre. En el caso del extremo final de la verificación (la dispensación, donde se produce la desactivación de códigos), las elegidas para este primer piloto son las farmacias militares de Defensa.

Así lo anunció la directora general de Sevem, María Ángeles Figuerola, durante su participación en la 4ª Jornada Nacional de Distribución organizada el 15 de noviembre en Madrid por la Vocalía Nacional del ramo del CGCOF, con la asistencia de más de 150 profesionales ligados al sector mayorista de fármacos. Según detalló Figuerola, la elección de las farmacias militares para iniciar estas pruebas definitivas se debe a que “son las farmacias que no trabajan con Nodofarma y permite seguir avanzando en el proyecto mientras que se termina de conectar este nodo al repositorio”. Cabe recordar que la red nacional de oficinas de farmacia (algo más de 22.000 establecimientos) se conectará al repositorio y, por ende, al sistema de verificación, a través del nodo desarrollado por el CGCOF y validado por Sevem.

“Tener una red de farmacias tan amplia no cabe duda que es un problema añadido para España que no tienen otros países. Por eso era importante aprovechar las estructuras ya existentes y, en concreto, Nodofarma”, indicó la directora general del Sevem. No obstante, las previsiones también pasan porque se inicien estas probaturas a lo largo de diciembre.

Otras de las implicaciones que acarrea la verificación de medicamentos para las boticas fueron explicadas por Teodomiro Hidalgo, vocal nacional de Oficina de Farmacia. “Las farmacias tendrán que incorporar lectores de códigos bidimensionales, a una media de tres lectores por establecimiento, lo que nos daría una cifra global de 66.000 unidades”, recalcó.

A vueltas con los nodos y la gobernanza

A falta de apenas 80 días para que la verificación se convierta en obligación (febrero de 2019), la actualidad pasa por el debate que existe en torno a la gobernanza de la información que genera este sistema y el interés de las comunidades autónomas en contar con un nodo propio bajo su control —paralelo a Nodofarma— desde el que se conectarían los hospitales públicos al repositorio (si bien algunas CC.AA. no ven tan clara esta opción).

“Es cierto que las CC.AA. quieren contar con un nodo propio, pero eso debe aprobarse en todo caso por el Consejo de Administración de Sevem y la Aemps”, avisa Figuerola. ”Nosotros entendemos que tendremos que conectarnos al nodo de las CC.AA.”, apuntó Ana Herranz, vocal nacional de Hospitales. Actualmente, la previsiones pasan porque “los servicios de FH se conecten uno a uno a Sevem, pero se podría valorar que los de gestión pública se conecten mediante un nodo común siempre que se llegase a tiempo”, indica Figuerola en alusión al 9 de febrero de 2019. Un límite con el que, dicho sea de paso, buena parte del sector sigue sin ser optimista respecto a su cumplimiento.

Fuente: El Global

 

SEFAC reivindica la labor asistencial del farmacéutico comunitario

 

La Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria acaba de publicar un comunicado en el que lamenta los ataques injustificados que ponen en riesgo la calidad de la asistencia sanitaria al paciente y desmiente las afirmaciones que buscan desprestigiar la farmacia comunitaria.

Comunicado de SEFAC:

La Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) quiere reivindicar en primer lugar el valor de la labor asistencial de la farmacia comunitaria, así como manifestar nuestra predisposición a colaborar con otros profesionales de la salud. Siempre hemos mantenido una actitud prudente y de colaboración con otras sociedades científicas y profesiones sanitarias –incluida enfermería-, que se ha plasmado en documentos de consenso, sesiones científicas, etc. No obstante, ante los intentos de descalificación que de un tiempo a esta parte está recibiendo la bien llamada farmacia comunitaria por parte de algunas entidades representativas de enfermería nos vemos en la obligación de efectuar las siguientes consideraciones:

1. Las relaciones entre profesionales sanitarios deben enmarcarse siempre en un tono de respeto y rigor. Las descalificaciones no caben en el esfuerzo común de mejorar la calidad de vida del paciente, principio que nos consta rige en la inmensa mayoría de relaciones personales entre profesionales y que las instituciones debemos reforzar. Lamentamos los folletos y afirmaciones del Consejo General de Enfermería y del sindicato SATSE, que lejos de plantear un legítimo debate buscan ofender directamente a los farmacéuticos tratando de presentarlos ante la población de una forma vejatoria y denigrante.

2. Consideramos necesario rebatir razonadamente ciertas afirmaciones erróneas expuestas en los documentos que se han difundido:

- "La farmacia no es comunitaria". El término farmacia comunitaria es una denominación de amplio uso a escala internacional que aparece ya en la base de datos PubMed (la más importante base de datos sanitarios del mundo) en 1968 con decenas de miles de artículos científicos asociados y que hacen referencia a la labor asistencial en el entorno de una comunidad, ya que las farmacias asisten en zonas de salud designadas por ley.

- "La farmacia no es asistencial". Además de la experiencia diaria de cualquier paciente en una farmacia que muestra lo burdo de tal afirmación, en los miles de artículos en PubMed sobre "community pharmacy services", entre los que se encuentran muchos españoles, se describen numerosas prácticas asistenciales del día a día de las farmacias, no solo relacionadas con los medicamentos sino también con la salud pública. La determinación de parámetros biológicos, la derivación entre profesionales sanitarios, la indicación de medicamentos en síntomas menores o la realización de diversos servicios profesionales asistenciales como, por ejemplo, la cesación tabáquica, el control de la presión arterial o la educación sanitaria son una realidad en la mayoría de las farmacias. Tanto la OMS como la Alianza Mundial de Profesiones Sanitarias (WHPA) (en la que se incluye el concilio mundial de enfermería) describen la labor farmacéutica como asistencial.

- "La farmacia comunitaria es una privatización encubierta de la sanidad pública". La farmacia es un establecimiento sanitario privado de interés público que participa en el Sistema Nacional de Salud desde hace más de 50 años a través de la concertación, llevando a cabo en nuestro país la prestación farmacéutica en atención primaria, como comprueban diariamente más de dos millones de personas. Esta concertación está garantizada con una extensa regulación que describe obligaciones, indicadores y códigos deontológicos, convirtiéndose de esta manera sus objetivos en los objetivos del SNS. Prácticamente en todos los países del mundo existen colaboraciones público-privadas entre profesionales. El criterio de establecer como debe ser esa legítima colaboración, así como el pago y financiación, se regula por las administraciones sanitarias en cada caso en función de la optimización de los recursos sanitarios y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

- "La asistencia sanitaria solo corresponde a los profesionales de los centros de salud, en un sistema sanitario, público, gratuito y universal". Afortunadamente para los ciudadanos el sistema sanitario en España, que incluye la farmacia comunitaria, no es excluyente e incluye también al resto de profesionales de la salud (médicos, farmacéuticos, odontólogos, enfermeros, fisioterapeutas, podólogos, etc.) que atienden diariamente a los ciudadanos en el ámbito de la asistencia privada ejerciendo sus respectivas especialidades, y que con las declaraciones que se realizan irreflexivamente también denostan. Los farmacéuticos comunitarios cada día asistimos sanitariamente a todos aquellos usuarios que solicitan nuestra colaboración en la dispensación de medicamentos, indicándoles medicamentos para sus dolencias menores, colaborando en el control de su presión arterial, en la determinación de parámetros biológicos, en el seguimiento farmacoterapéutico y seguiremos haciéndolo desde la farmacia comunitaria en coordinación con el resto de profesionales sanitarios porque nos guía el fin último de la salud del paciente.

- "La farmacia comunitaria pretende sustituir al centro de salud". Esta afirmación no sólo es falsa, sino que además es absurda. La farmacia comunitaria plantea una coordinación y una complementariedad allí donde se determine que pueda ser útil al paciente y al centro de salud porque no pueden coexistir por separado. La atención farmacéutica, el apoyo para la detección precoz de ciertas patologías prevalentes, la educación sanitaria… son todas iniciativas encaminadas a reforzar la labor asistencial de la atención primaria, donde el equipo debe estar conformado por todos los profesionales sanitarios -medicina, enfermería y farmacia- que trabajan con el paciente. Por ello, lo que se busca es una mejor integración con el centro de salud para optimizar procesos y minimizar errores.

3. El envejecimiento de la población, así como el consiguiente aumento de la presión asistencial en todo el mundo desarrollado, requieren el abordaje multidisciplinar de la cronicidad de todos los profesionales de la atención primaria, en el que juega un papel fundamental la farmacia comunitaria, por su extraordinaria red asistencial en todo el país (22.000 farmacias y 50.000 farmacéuticos comunitarios), especialmente en el medio rural, y por su longitudinalidad en la atención a los pacientes supone un activo especialmente valioso que ya incorporan los países más desarrollados.

4. La legislación vigente en nuestro país establece las competencias profesionales de las diferentes profesiones sanitarias, entre las cuales está la profesión farmacéutica. Los farmacéuticos somos profesionales responsables del buen uso del medicamento, y los farmacéuticos comunitarios centramos nuestra actividad en los pacientes que los utilizan en atención primaria.

5. Las asociaciones de pacientes con las que SEFAC ha mantenido contacto nos han trasladado que el paciente quiere estar atendido lo mejor posible y que desean que los profesionales sanitarios nos pongamos de acuerdo para optimizar la asistencia sanitaria. Los farmacéuticos comunitarios somos conscientes de que en general las relaciones profesionales entre farmacia comunitaria y enfermería, como sucede con el resto de profesionales sanitarios, son excelentes. Es importante seguir en esa línea en beneficio de los pacientes y del Sistema Nacional de Salud.

Entendemos la lógica defensa de los intereses de cada profesión en el marco de sus competencias, pero nunca sobre la base de la descalificación, manipulación, desprestigio y desprecio a otros compañeros sanitarios, vengan de donde vengan.

Desde SEFAC reiteramos la necesidad del diálogo constructivo para debatir desde el respeto las actuaciones que puedan mejorar la calidad de atención al paciente entre todos los agentes sanitarios implicados, así como las diferentes administraciones y asociaciones de pacientes.

Fuente: imfarmacias

FEFE DENUNCIA UNA CAMPAÑA DE DIFAMACIÓN CON-TRA LA FARMACIA ESPAÑOLA

 

 

 

 

 

 

El modelo español es el mejor y más fácil ACCESO a la medicación, con una enorme capilaridad (el doble que los países de la OCDE) y una prestación far-macéutica de manera ininterrumpida en todo el territorio, sin listas de espera, y con atención inmediata.

 

 

Más de dos millones de personas visitan una farmacia española cada día.

 

Los precios de los fármacos son los más bajos de Europa

 

El número de reclamaciones en la oficina de farmacia por parte de los pacien-tes es por debajo del 0,01 % del total de los actos de atención farmacéutica.

 

 

COMUNICADO

 

 

 

Madrid 12 de noviembre de 2018. La Federación Empresarial de Farmacéuticos Espa-ñoles (FEFE) señala en un comunicado urgente que "ante las últimas campañas de di-famación contra las funciones y el modelo de la Oficina de Farmacia en España, que-remos comunicar los siguientes puntos:"

 

Desde FEFE, en representación de los titulares de oficina de farmacia en España, nos sumamos al comunicado del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos emitido, hoy lunes 12 de noviembre de 2018, sobre las competencias profesionales de los farmacéuticos.

 

Pero además desde FEFE también queremos recordar porqué consideramos que el modelo de farmacia español es el mejor, según la evidencia de los siguientes datos empíricos:

 

España es el país con mas farmacias por habitante en la OCDE: 47,2 farmacias por ca-da 100.000 habitantes frente a 24,7 de media en el resto de países.

 

Además del número de farmacias, su distribución es la más capilarizada de toda Euro-pa. El 99% de la población española tiene una farmacia en la localidad donde vive. Este sistema garantiza a los pacientes el mejor y más fácil ACCESO a la medicación, y una prestación farmacéutica de manera ininterrumpida en todo el territorio, sin listas de

 

espera, y con atención inmediata. Más de dos millones de personas visitan una farma-cia española cada día.

 

La farmacia española es el servicio sanitario con la infraestructura más barata para la sociedad y para la Administración, ya que son los farmacéuticos titulares los responsa-bles de la inversión necesaria a nivel particular para el despliegue de la red de farma-cias, además de ser los garantes de la EQUIDAD del sistema gracias al carácter SOLIDA-RIO de la distribución mayorista de medicamentos que también depende de ellos.

 

Este modelo, neutral al sistema de fijación de precios de medicamentos de la Adminis-tración, ha permitido a España alcanzar los precios medios más bajos de Europa. En 2015, según Farmaindustria, el precio medio en España fue un 22,9 % menor que la media europea. Hoy la diferencia podría ser mayor, al haberse reducido el precio me-dio por receta hasta 10,89€.

 

Por último también es necesario resaltar que el nivel de satisfacción del paciente en la farmacia española es muy alto, hasta el punto de que el paciente crónico de forma habitual no habla de la farmacia, sino de "SU farmacia". El número de reclamaciones en la oficina de farmacia por parte de los pacientes es muy escaso muy por debajo del 0,01 % del total de los actos de atención farmacéutica.

 

Por todo lo anterior desde FEFE DEFENDEREMOS siempre el modelo de funcionamien-to de la Farmacia Española que se considera como uno de los mejores del mundo, y que contribuye a que nuestro Sistema Nacional de Salud esté en la séptima posición según la Organización Mundial de la Salud y sea distinguido por su excelencia y univer-salidad.

 

Enfermería lanza una nueva campaña en la que dibuja al farmacéutico como un tendero codicioso

 

La Farmacia califica de “campaña de manipulación” las acusaciones desde Enfermería

La Mesa de la Profesión Enfermera, integrada por el Consejo General de Enfermería (CGE) y el Sindicato de Enfermería (Satse) ha hecho pública este martes una nueva campaña para atacar a los farmacéuticos comunitarios en la que los presenta como unos tenderos codiciosos. 

En el folleto que ilustra el mensaje aparecen dos farmacéuticos, uno, detrás del mostrador debajo de un cartel de “oferta de 3×2” y otro haciendo una prueba de glucosa pensando en el dinero que se va a embolsar. Debajo de este dibujo un mensaje claro: “NO a la farmacia comunitaria; SÍ a la sanidad pública”.

Enfermería califica la campaña de “folleto informativo para que ciudadanos, profesionales y la sociedad en su conjunto conozcan que la pretendida implantación de la mal llamada farmacia comunitaria supone un paso hacia la privatización de la sanidad pública que conlleva, además, un gasto adicional para administraciones y ciudadanos por realizar unos servicios asistenciales que nos les corresponden y que ya prestan de manera gratuita, los profesionales de Enfermería y médicos de Atención Primaria”.

Más de 100.000 folletos en seis CCAA

La Mesa de la Profesión Enfermera anuncia que distribuirá “inicialmente” más de 100.000 folletos título en los centros de salud de Atención Primaria de seis autonomías: Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, País Vasco, Cataluña y Galicia, “en las que se ha constatado un especial interés de desarrollar la farmacia comunitaria con la complicidad y dejar hacer de las correspondientes consejerías de salud”.

En el folleto se subraya que el objetivo de la farmacia comunitaria “no es otro que aumentar sus beneficios económicos y, por ello, los farmacéuticos pretenden cobrar por realizar una atención sanitaria para la que no están ni capacitados ni habilitados. Entre otras actuaciones, se destacan la administración de vacunas; la detección y seguimiento de la diabetes; el control del paciente anticoagulado y prevención del ictus; la atención a domicilio; la revisión de botiquines y el seguimiento y atención al paciente crónico”.

“Por el contrario, las enfermeras y enfermeros y médicos, desde la independencia y sin intereses económicos de ningún tipo, ejercen y garantizan una atención sanitaria pública de calidad, tanto en el centro de salud como en los domicilios, y una asistencia totalmente adecuada a las necesidades de cada momento vital de las personas”, reza el folleto.

Nuevo ataque contra el modelo de farmacia

De otro lado, el folleto afirma, equivocadamente, que España “es el único país del mundo donde para ser dueño de una oficina de farmacia hay que ser farmacéutico, lo que les ha permitido aprovecharse de esta situación de privilegio y falta de competencia”.

Esta afirmación, como ya se ha dicho errónea, confirma el viraje que habría dado el Consejo General de Enfermería sobre la defensa del modelo español de farmacia, que hasta ahora lo había apoyado.

“La oficina de farmacia es un establecimiento comercial en el que se venden, en la actualidad, todo tipo de productos, muchos de los cuales no son medicamentos y otros carecen de evidencia científica que los avale”, añade, apuntando que, “debido a la caída en sus beneficios en los últimos años, buscan compensar sus ingresos mediante otras actividades entre las que se encuentra la farmacia comunitaria, la cual se excede claramente de sus competencias y pone en riesgo la salud de los ciudadanos“.

Fuente: Correo Farmacéutico

El proyecto de verificación se descabala, mientras la botica debe comenzar a prepararse

 

Aunque la polémica está servida y la decisión de las autonomías de crear un nodo propio para cumplir con la verificación ha generado un gran malestar entre industria, distribución y farmacias, el Sistema Español de Verificación de Medicamentos (Sevem) debe seguir el calendario marcado.

Aunque la polémica está servida y la decisión de las autonomías de crear un nodo propio para cumplir con la verificación ha generado un gran malestar entre industria, distribución y farmacias, el Sistema Español de Verificación de Medicamentos (Sevem) debe seguir el calendario marcado. Como explicaba su directora general, Mª Ángeles Figuerola, hace tan sólo unas semanas en las páginas de este periódico, se están cumpliendo los tiempos y este mes de noviembre le toca el turno a las oficinas de farmacia.

Adaptar los softwares de los ordenadores, adquirir escáneres que lean el código bidimensional que llevarán los envases y conocer todas sus obligaciones son tareas en las que ya deberían estar inmersos los titulares de farmacia. Para facilitar esta labor, el Consejo General de COF ha elaborado un primer documento de preguntas y respuestas en torno a la verificación de medicamentos para que las boticas españolas puedan resolver sus dudas y que ya puede consultar y descargarse en CF.

Preguntas con respuesta sobre la verificación

¿En qué momento el farmacéutico debe verificar y desactivar? ¿Cuántos escáneres necesita una oficina de farmacia? ¿Y si el paciente decide no llevarse el medicamento después de haber sido desactivado? ¿Cuándo tengo que autenticar si se elabora un sistema personalizado de dosificación (SPD)? O qué sucede si el sistema informa de que el envase podría ser potencialmente un medicamento falsificado son algunas de las preguntas que pueden surgirle a los farmacéuticos comunitarios en su día a día. Este documento aclara todas esas dudas, aunque es la primera versión. Desde el propio Consejo General de COF esperan que tengan que añadirse más aclaraciones con la puesta en marcha de la medida.

No obstante, muchas de las cuestiones que estaban previstas por los agentes del sector pueden tener que modificarse, pues habrá un Nodo SNS que gestionará el proceso de verificación de medicamentos hecho por los hospitales. Pero no sólo estos centros. La decisión también podría salpicar a las oficinas de farmacia y dejar Nodofarma Verificación –la herramienta del Consejo General de COF aprobada por Sevem para la autenticación por parte de las boticas– como una plataforma residual.

Las CCAA quieren verificar todo lo financiado a través del Nodo SNS

Y es que las autonomías, haciendo gala de un exceso de celo sobre sus datos –transmitido por sus propios hospitales–, habrían incluso planteado que se verifiquen a través del Nodo SNS todos los medicamentos con cargo a la factura pública, lo que dejaría a Nodofarma Verificación sólo para aproximadamente un 10 por ciento de las dispensaciones.

Que sean empresas privadas –Sevem lo componen las patronales Farmaindustria, Aeseg y Fedifar y el Consejo General de COF– sería la clave de los recelos de la Administración Pública. Sin embargo, como recuerdan fuentes de Sevem a este periódico, el modelo planteado por el sistema español tendría todas las garantías que exige la nueva regulación sobre Protección de Datos.

Un concurso de 500.000 euros

Según ha podido saber este periódico, el Ministerio de Sanidad ya ha convocado, por 500.00 euros, un concurso público para encontrar un proveedor tecnológico que desarrolle la plataforma de las autonomías, que aún tienen que terminar de definir su modelo. “Aún no sabemos cómo va a ser”, inciden fuentes profesionales.

Consecuencia directa de esta decisión es que, casi con toda probabilidad, España no llegaría a tiempo: el 9 de febrero de 2019 tiene que estar todo operativo para un sistema en el que los agentes llevan trabajando desde 2011. Desde Sevem confían en reconducir la situación, puesto que el reglamento delegado y la directiva que marcan el proceso de verificación de medicamentos y que tienen que aplicar todos los países recogen que tienen que ser los sistemas nacionales los que acojan la información y conecten con el EMVO (European Medicines Verification Organisation). De seguir adelante el planteamiento autonómico, tal cual está ahora, esto se incumpliría.

“Ministerio de Sanidad y autonomías serán los que tengan que dar explicaciones ante la Comisión Europea”, subrayan fuentes de Sevem, que recuerdan que el sistema español sí va a estar listo. “La legalidad está de nuestro lado”, añaden.
El asunto ha encendido a los agentes del sector que recuerdan el importante desembolso económico que se ha hecho para adaptarse a las exigencias del reglamento europeo y que puede irse al traste si a estas alturas se cambia el modelo.

Al margen de la Aemps

También llama la atención que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) forme parte de Sevem, pero el Ministerio de Sanidad –organismo al que pertenece– esté dando prioridad a los deseos de las regiones antes que a las recomendaciones de su propia agencia, indican las mismas fuentes.

Habrá que analizar ahora con más detalle el texto del Proyecto de Real Decreto por el que se modifica el RD 1.345/ 2007, de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos, cuyo contenido también adelantaba CF en su web y que traspone en España la obligación de serialización de los fármacos. Llama la atención, por un lado, que el documento en ningún momento cita al Sevem y, por otro, que contemple la posibilidad de más de un repositorio nacional de datos.

Fuente: Correo Farmacéutico

buy phentermine